martes, 30 de junio de 2015






Lápiz transparente 

Qué tengo que deciros
cuando navegando a ras de piel suspiro olas,
cuando el cielo se moja con esa lágrima azul que me transciende.
En el pico de la pluma está el aire palidísimo del vuelo amarillento
de un pájaro que agoniza
y lívidas son mis manos encarnizadas, leves,
más frágiles que un alma expuesta al viento.
Qué tengo que deciros a través del náufrago destino del hombre,
si sé que me faltan tintas,
puntos de luz que traspasen los poros de vuestros insensibles  pliegos
mientras las oníricas violetas huyen como nubes migratorias,
y el brillo asustado de mis ojos mira con el miedo extendido
de un pez muerto. 
Qué tengo que mostraros
a través del lápiz transparente que es la vida del poeta.




©jrc



sábado, 27 de junio de 2015






Y si te dijera
que prefiero esperar a que las olas nos roben las palabras sangradas,
que deseo decir en alto los silencios restantes,
escribir los vacíos todos que sigan volando
en el ámbito aquel donde nos amamos,
recostarme en el aire espeso que me sustenta,
que la nada estalle y mis pedazos queden impresos
en este papel que me interroga a las doce en punto
como si el tiempo fuera un equilibrio
y la soledad el refugio adquirido por mis manos.






 ©jrc inédito 2015


domingo, 21 de junio de 2015






El tiempo impacta en la piedra imágenes desmesuradas
como un rostro devenido en lacre
o palabra rota descendida en los papeles.
Calmo mi sed con hojas a punto de pudrirse,
con un olvido hueco en cada mano
o la sequía que esta espera trajo a un corazón omnívoro,
ácrata y frugal como el vuelo del deseo.
Es entonces, contando versos,
cuando amanece,
cuando la lluvia alcanza rozando apenas mediodías,
cuando la tarde muere en las paredes
empapadas de mí,
de cada uno de mis vértices caídos.






©jrc poema inédito 2015


Fotografía: jrc



domingo, 14 de junio de 2015



Esa ráfaga que nos imana
de negro llanto el alma
y traspasa
en diálisis incorpórea y exacta
como un anhelo
de hierro casi
colado el llanto de fuego y hueso.
Ese grito de ojos sin voz ni verso
que nos desgarra
por los pasillos de piel o incienso,
de las paredes con puertas que nunca vemos
desmoronarse,
que no sabemos como sabemos
dolernos tanto.
Casi despacio como de adentro
el mecanismo exulta, la vena rompe,
el animal desboca el ímpetu encerrado,
la sombra oculta la luz en mil pedazos
con su harapo infinito
de vértices inalcanzables, miedo y silencio,
jinete bayo.
Como de hielo.


jrc



martes, 9 de junio de 2015




Te escapas de las coordenadas cartesianas
porque eres río embalsado,
atorado por los números patéticos del mundo,
muerdes la abyecta abscisa recta cadena
que te arrebata el líquido deseo
de huir del cauce y te ata a ti,
a las cuatro paredes que detienen
tu ángel desbordado.



jrc



Poema inédito 2015

Fotografía: Mariano Pérez




Al poniente
pétalos hirviendo,
conocida causa, hoguera amarillísima
de soledad,
de tiempo pausado, entonces veía
humo tras los párpados,
secos,
lágrimas hirviendo,
sin brillo, tóxicas,
esparcidas al aire de esparto retorcido,
tejido de voces, lejos,

olvidadas.



jrc


Poema inédito 2015

Fotografía: Silvia Sánchez