miércoles, 19 de agosto de 2015





Alquimia


He salido a comprar palabras
lleno de frío,
hipérboles azules
o cualquier chillido enfermo de silencio.
He visto mis manos vacías,
oscuras como un almendro seco,
rebosantes de caricias inconclusas
de poemas más que inéditos
moribundos del enero, del febrero.
No sé si estarás mañana al mediodía
o serás musgo,
reloj de arena, aullido, labio,
o serás un beso sólo,
una ráfaga de antaño
o esa palmada en la espalda con un adiós
escrito entre los dedos.

He podido acariciarte en el papel
sin acíbar,
sin pretérito,
sin miedo.


jrc

viernes, 14 de agosto de 2015







Rómpeme ahora




Ya me acuerdo

de cómo leíamos todo,

los renglones de la calle que nos unían

como dos líquidos colores.

Vertiginoso el reloj ahora

recorre mi soledad buscándome ciego

en la tumba en la que estamos,

ya me acuerdo

frente a este bolígrafo incoloro,

como la sed nacía en manantial desorbitado,

necesito beber de la palabra

como tu hacías tantas tardes de poniente

y escribirme nuevamente en tu regazo.

Mientras,

el aire describe estructuras imposibles cada día

como mágicos cubos que conducen al vacío,

y la flor se marchita en tu mirada

que alzada duerme sin luz

transparentando los años que llevas a tu espalda.

Rómpeme ahora,

ahora ya me acuerdo,

cuando el cristal turbio del camino

me deja impedido de ti casi,

como una ventana rota,

y un huracán perdido es el recuerdo,

un mantel sucio, un conductor suicida,

o la simple lágrima nacida en mi memoria.



jrc

viernes, 7 de agosto de 2015




Recítame

Léeme en voz alta y suave
para que salgan de tu boca mis latidos,
cada gota del viento que yo encerré para ti.

Recita lentamente mis suspiros
y siente lo que siento cuando no hablo.
Canta mis canciones con tu música.

Léeme con tu corazón intenso,
en un intento último de vivir en tu pupila
y morir al fin traspasado por tus labios.






jrc


De mi libro Huella de un silencio, 2010