viernes, 14 de agosto de 2015







Rómpeme ahora




Ya me acuerdo

de cómo leíamos todo,

los renglones de la calle que nos unían

como dos líquidos colores.

Vertiginoso el reloj ahora

recorre mi soledad buscándome ciego

en la tumba en la que estamos,

ya me acuerdo

frente a este bolígrafo incoloro,

como la sed nacía en manantial desorbitado,

necesito beber de la palabra

como tu hacías tantas tardes de poniente

y escribirme nuevamente en tu regazo.

Mientras,

el aire describe estructuras imposibles cada día

como mágicos cubos que conducen al vacío,

y la flor se marchita en tu mirada

que alzada duerme sin luz

transparentando los años que llevas a tu espalda.

Rómpeme ahora,

ahora ya me acuerdo,

cuando el cristal turbio del camino

me deja impedido de ti casi,

como una ventana rota,

y un huracán perdido es el recuerdo,

un mantel sucio, un conductor suicida,

o la simple lágrima nacida en mi memoria.



jrc