miércoles, 13 de julio de 2016




Toda tu misión recolectando llagas,
haciendo de desiertos playas,
y esas alas escondidas en tu pecho
pudieron al fin mostrar su vuelo.









A Manuel Montero, sacerdote y amigo.
Jamás te olvidaremos.